Campo de concentración de Auschwitz

Dirección: Wieźniów Oświęcimia 20, 32-603, Oświęcim.
Cómo llegar:
Ver el apartado inferior.

Cuando se viaja a Cracovia una de las excursiones más comunes es la visita a Auschwitz, situado a unos 70 kilómetros, en la localidad de Oświęcim. Auschwitz se ha convertido hoy en símbolo del holocausto judío y monumento a la memoria de los cientos de miles de personas que fueron asesinadas allí.

Entrada al campo de concentración de Auschwitz. Fotografía: Nick Perrone (Flickr CC)

Entrada al campo de concentración de Auschwitz.
Fotografía: Νick Perrone

Para nosotros es una visita obligada por su interés histórico; un lugar que debe recorrerse desde el máximo respeto, siendo prudentes con las fotografías que hacemos y mentalizados de que lo que vamos a ver va a dejarnos huella.

Historia de Auschwitz

Cuando las tropas alemanas ocuparon Polonia durante la Segunda Guerra Mundial, el número de arrestos de presos polacos se disparó. Las prisiones locales no tenían capacidad para albergar más reclusos, y las autoridades alemanas decidieron construir en las cercanías a Cracovia un campo de concentración del estilo de los que ya venían instalando desde los años 30 en otros lugares de Europa. No obstante, aunque comenzase como campo de trabajo, Auschwitz terminaría convirtiéndose en el mayor campo de exterminio de Europa.

Retratos de los presos de Auschwitz. Fotografía: Nick Perrone (Flickr CC)

Retratos de los presos de Auschwitz.
Fotografía: Νick Perrone

La ciudad de Oświęcim, anexionada al Tercer Reich por entonces, contaba con un cuartel abandonado que resultó ser el lugar perfecto donde levantar los primeros barracones de Auschwitz I. Y es que con los meses, la masificación de presos alcanzó tales dimensiones que en 1942 se ordenó construir a pocos kilómetros otro campo de concentración, Auschwitz II o Birkenau. Fue en este segundo escenario donde se produjeron los asesinatos masivos en cámaras de gas, como parte de la llamada Solución Final, que la Alemania nazi puso en marcha hacia el final de la guerra previendo su inminente derrota y como el objetivo de aniquilar a la población judía.

Alambrada en el campo de concentración de Auschwitz. Fotografía: chany crystal (Flickr CC)


Fotografía: chany crystal

El mecanismo era sencillo: los prisioneros llegaban hacinados en trenes tras un viaje en el que muchos perecían por las pésimas condiciones. Los supervivientes eran seleccionados a su llegada: los que se consideraban aptos para el trabajo pasaban a Auschwitz I. Los más débiles eran enviados directamente a las cámaras de gas de Auschwiz II, donde tras morir asfixiados con Zyklon B y despojados de cualquier objeto de valor, eran incinerados en los hornos crematorios del campo. Sus cenizas, a menudo, eran arrojadas al Vístula.

Campo de concentración de Auschwitz. Fotografía: Bruno (Flickr CC)

Campo de concentración de Auschwitz.
Fotografía: Bruno

Se estima que entre ambos campos se asesinó a casi un millón y medio de personas, procedentes de más de veinte nacionalidades. Buena parte de ellos eran judíos, pero también hubo gitanos, homosexuales, presos políticos, prisioneros de guerra soviéticos…

En enero de 1945, cuando la derrota de los alemanes ya era una realidad, las tropas soviéticas entraron en Auschwitz.

A la entrada del centro de visitantes de Auschwitz I podéis ver un documental de quince minutos donde se presentan las primeras imágenes tras la liberación del campo (cuesta 4 PLN).

Visitar el Museo-Memorial de Auschwitz

Aunque puede visitarse por libre, en este caso sí os recomendamos apuntaros a una de las visitas guiadas que se ofrecen a diario en varios idiomas, incluyendo el español. Durante unas cuatro horas recorreréis ambos campos (Auschwitz I y Birkenau, conectados por un autobús gratuito que pasa cada hora) de la mano de un guía que os mostrará los barracones y cómo era la vida de los presos que se concentraban en ellos; la trágica historia del bloque 11, donde se llevaban a cabo todo tipo de torturas; también os hablarán de los terribles experimentos del doctor Mengele, y os explicarán cómo funcionaban las cámaras de gas y los hornos crematorios. Además, a lo largo del recorrido veréis expuestos objetos pertenecientes a los prisioneros, como ropa, maletas, zapatos e incluso pelo.

campo-de-concentracion-de-auschwitz-006

Para contratar la visita guiada debéis dirigiros a los mostradores de entrada (os reocmendamos ir temprano porque suele haber colas, aunque como la demanda es alta organizan varios grupos por cada idioma). Cuando comencéis la visita os darán unos cascos para que podáis escuchar mejor las explicaciones de vuestro guía.Si, por el contrario, queréis realizar la visita por libre, tened en cuenta que solo podréis hacerlo antes de las 10:00 y a partir de las 15:00 horas.
Una de las señales de advertencia a los presos para que no tratasen de saltar la valla. Fotografía: Juan Antonio F. Segal (Flickr CC)

Una de las señales de advertencia a los presos para que no tratasen de saltar la valla.
Fotografía: Juan Antonio F. Segal

Cómo llegar

  • Con nuestra excursión a Auschwitz, donde os llevarán en transporte privado desde el centro de Cracovia a visitar el antiguo campo de concentración y también el de Birkenau, acompañados en todo momento por un guía en español que os contará la historia y todos los detalles de estos dos lugares. El precio incluye transporte, guía en español y entradas a Auschwitz y Birkenau.
  • En autobús: desde la estación de autobuses situada detrás de la estación Krakow Glowny (en la calle Bosa, 18), en el piso superior de la estación (G1, G2 y G3). Salen cada 20 minutos y el trayecto dura una hora y media. Debemos bajarnos en Oświęcim Museum, que nos deja en la puerta de Auschwitz. El precio del billete de i/v es de 28 PLN.
  • En tren: desde la estación central de Cracovia podéis coger cualquier tren con destino  Oświęcim (salen con bastante frecuencia), pero no llevan directamente hasta Auschwitz (aunque tardan en llegar la mitad de tiempo que el autobús). Una vez allí podemos ir a pie hasta Auschwitz (una media hora) o coger alguno de los autobuses locales que conectan la estación con el museo (líneas 24, 25, 28 y 29).
  • En coche: si viajáis con vuestro propio coche o habéis alquilado uno, llegar hasta Auschwitz es sencillo: debéis dirigiros hacia el aeropuerto de Balice, coger la E462 y después salir por la E40. Seguid las indicaciones hacia Oświęcim y llegaréis sin problemas.

 

Si te ha gustado, comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Horario:
  • Lunes a domingo de 08:00-15:00 (diciembre-febrero)
  • Lunes a domingo de 08:00-16:00 (marzo y noviembre)
  • Lunes a domingo de 08:00-17:00 (abril y octubre)
  • Lunes a domingo de 08:00-18:00 (mayo y septiembre)
  • Lunes a domingo de 08:00-19:00 (junio, julio y agosto)
Cerrado el 1 de enero, Domingo de Pascua y 25 de diciembre.Visitas guiadas en español: 10:15 y 11:45 (abril y octubre); 10:30, 12:15 y 14:30 (mayo-septiembre).
Precio:
  • Visita guiada en español*
  • Adultos: 40 PLN
  • Estudiantes: 30 PLN
  • Visita por libre (antes de las 10:00 y a partir de las 15:00): gratuita.
  • *Es obligatorio el uso de cascos durante la visita (cuestan 5 PLN).